Michelin.03-00

ComercioExterior, vol. 49, núm. 3, México, marzo de 2000


Finde siglo: construcción del mercado ambiental global

Jordy Micheli

Departamentode Economía, Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco <jomt@hp9000a1.uam.mx>.Avance de investigación sobre formación del mercado ambiental en México,apoyada por la Fundación Friedrich Ebert.


El mercado ambiental,vector de la globalización

La globalización es unanueva etapa del desarrollo económico y político de las sociedades nacionalesy locales. Su característica esencial y más conocida es la crecienteinterdependencia de las sociedades en diversas estructuras: políticas, financieras,productivas, culturales. A pesar de la continuidad histórica que representael proceso de mundialización capitalista, hay una diferencia entre el expansionismoindustrial e imperialista que se manifestó desde la segunda mitad del siglopasado hasta los años sesenta de este siglo y la globalización de finde milenio. Esta diferencia consiste en que a la primera correspondía unaidea de despliegue ilimitado, mientras que la segunda está cada díamás asociada a una visión de límites y riesgos, una vez transcurridala etapa inicial del optimismo neoliberal acerca de la supremacía del mercadosobre la política y el Estado-nación.1

El mercado ambiental es uno delos vectores más importantes de esta nueva etapa del desarrollo económicoy político mundial. La idea de mercado aquí empleada proviene de latradición teórica interdisciplinaria de la sociología económicaque ha intentado reflejar la estructura social concreta de diversos mercado (laborales,financieros). Esta corriente "no establece una separación artificialentre los 'elementos puros (económicos)' y los 'impuros (sociales)' y, a diferenciade la teoría neoclásica, no pone de relieve el recubrimiento hipotéticoentre oferta y demanda de agentes ficticios, sino en las interacciones concretasde actores reales".2En tal sentido, "el mercado es una construcción social y depende de lasprácticas, las motivaciones y las tradicio
nes que a menudo se encuentran codificadas en leyes".
3 También se puede citar la sencilla formulaciónque hace Ronald Coase: " el mercado es una institución social que facilitael intercambio".4

En ese marco de interpretación,se propone que el mercado ambiental se construye por la acción económicay política de actores cuyo poder está vinculado a remediar o preservarel ambiente. Tal poder se expresa en la esfera de los negocios, las ideas y la política.Dado que el objetivo de la acción de los actores es modificar tendencias sociales(relacionadas con la crisis ambiental), el conflicto es la base de las interaccionesde aquéllos. El centro de gravedad de aquel mercado es la crisis ambientalcomo crisis de la relación naturaleza-economía-sociedad y el surgimientode un nuevo paradigma: el de la sustentabilidad. Pero alrededor de esta crisis ydel nuevo paradigma confluyen las ofertas y las demandas sociales, políticasy económicas que determinan ganancias y pérdidas: se ganan o pierdenposiciones de poder y lo mismo ocurre con los negocios. El mercado es un espaciosocial de confrontación en el que se juega la suerte de sus actores que hacenpolítica, crean estrategias, transforman o innovan técnicas, definenalianzas, cooperan, compiten.

Su característica fundamentales que se trata de un mercado que tiende a ser global y por tanto es parte esencialde esta gran etapa de mutaciones mundiales que constituye la globalización.

El amplio conjunto de accionescuyo centro de interés ha sido la crisis del ambiente va desde la décadade los setenta hasta la actualidad y es posible identificar factores y etapas quehan ido constituyendo los rasgos básicos del mercado ambiental. Se puedendistinguir tres etapas en su desarrollo, las cuales, de manera bastante aproximada,se identifican con los tres últimos decenios de este siglo5(véase el cuadro).

 

 

 C U A D R O

 

 

 Década

 Ideas dominantes

 Conflictos

 Institucionalidad internacional

 Gobiernos

  Empresa

  Negocios ambientales

 Setenta Determinismo tecnológico Límites al crecimiento  Crecimiento económico frente a cuidado del ambiente    Organismos de protección ambiental Generación de normas Quien contamina paga Internacionalización por motivos ambientales Equipamiento tradicional (agua, tratamiento de basura) Empresas ambientales pequeñas y de ámbito local
 Ochenta La crisis ambiental es global   Aparición de la escala global Contaminación transfronteriza Ecología política frente a modernización ambiental Informe Brundtland

Fuerza moral Ciencia ambiental como actor político
 Políticas públicas ante la crisis ambiental   Reconversión tecnológico-organizativa  A partir de su especialización local, las empresas ambientales empiezan su desarrollo nacional
 Noventa   Sustentabilidad Globalización y competitividad El ambiente como factor económico  Ambiente contra libre mercado Contradicciones en la tríada por compromisos ambientales Consolidación de los nuevos actores ambientales globales (Banco Mundial, ONG, ISO)  Ambiente y geopolítica ambiental Países en desarrollo se integran a políticas ambientales  Reconversión ambiental y competitividad  Expansión internacional de la tecnología y servicios ambientales encabezada por grandes empresas Competencia por mercados emergentes

Los añossetenta: nace la crisis ambiental

Los años setenta marcanel inicio de la movilización de agen-tes económicos y políticosa partir de la creciente percep-ción de una disfuncionalidad en la relacióneconomía-ambiente. Esta concepción reducida de la crisis ambientalsuponía que con los instrumentos tecnológicos y administrativos delproceso de industrialización se podrían eliminar y remediar las "excepciones"ambientales. Uno de los pioneros en observar esta limitada racionalidad ambientalfue Lynton K. Caldwell, quien llamó la atención sobre la interrelaciónde los problemas ambientales y la incapacidad de los modelos de conocimiento estancos(y las políticas derivadas de estos modelos) para hacer frente a la situaciónde crisis del ambiente: "Los problemas eran consecuencia de la negligencia yel mal manejo en un orden socioeconómico por sí mismo sano y seguroy se consideraban críticos en la medida en que ponían en riesgo lasalud, la seguridad y la calidad de vida. Así, mediante una combinaciónde medidas jurídicas y tecnológicas, se podrían corregir estassituaciones y superar la crisis. Podríamos manejar o regular nuestra trayectoriapara salir de la crisis".6

El debate en esos años planteabala oposición de resultados entre crecimiento económico y cuidado delambiente. Cualquier mezcla de ambos implicaba un conflicto: a mayor calidad ambientalmenor crecimiento económico y viceversa,7y la única alternativa que se levantaba frentea la crisis ambiental provenía de la naciente aplicación del principioquien contamina paga, mecanismo de internalización del costo socialasociado al de terioro ambiental que fue adoptado como paradigma de políticaambiental por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humanoen Estocolmo en 1972.

La simplicidad de este mecanismoeconómico basado en fijar un precio a lo que el sistema económico nopodía hacer mensurable, es, decir el ambiente constituyó una soluciónpolíticamente neutra frente a la diversidad de intereses privados, institucionalesy gubernamentales que comenzaban a posar- se sobre el tema ambiental. Como señalaVíctor Urquidi: "Para los gobiernos fue más fácil desdeun punto de vista político imponer normas y tratar de hacerlas cumplir administrativamenteque enfrascarse en un gran debate sobre los incentivos económicos másviables ".8A pesar de estos enfoques restrictivos, el germen de la preocupación sobrela crisis ambiental había aparecido y sus frutos se extendieron con rapidez.Se empezaron a construir instituciones internacionales, como el programa de las NacionesUnidas para el Medio Ambiente en 1972 y la Primera Conferencia Mundial sobre el Climaen 1979. Los países industrializados se dotaron de instrumentos con visiónestratégica: en Estados Unidos se creó la Agencia de ProtecciónAmbien- tal como primer intento de una política comprensiva frente a la crisisdel ambiente y en Europa Occidental comenzaban a plantearse las primeras manifestacionesde una política supranacional.

Sin embargo, los procesos pionerosse desarrollaron en Japón, donde se incorporó la política ambientalcomo parte sustantiva de la estrategia general de desarrollo económico (lainversión privada para el control de la contaminación ambiental creciócasi seis veces de 1970 a 1975). Las leyes niponas más importantes en materiaambiental se crearon tempranamente: control de la contaminación atmosféricay por ruido en 1968, y la del agua, los mares y el suelo, así como el manejode residuos, en 1970.9

En esta primera fase de la creacióndel mercado ambiental en las economías industrializadas, la acciónempresarial adoptó básicamente dos vías: la inversiónen equipos para reducir las emisiones al final del proceso (end of pipe)y el traslado de las plantas contaminadoras de los países industrializadosa las naciones de menor desarrollo sin restricciones ambientales y con salarios notoriamenteinferiores (sobre todo en las industrias de pasta de papel y química). Elrasgo esencial de la actuación de las empresas era reactivo y ocupaba un papelsecundario en la construcción del mercado ambiental.

 

Los añosochenta: la crisis ambiental se torna mundial

Los años ochenta fuerondecisivos para el afianzamiento de la preocupación generalizada por los problemasambientales y la movilización de un mayor número de agentes políticosy económicos orientados a dichos problemas. La percepción de los aspectosglobales de la crisis ambiental y la entrada franca de los actores científicosal escenario de dicha crisis fueron factores determinantes en la formacióndel mercado ambiental, el cual transitó hacia la estructuración básicaque la distinguiría en la década siguiente.

Son tres los temas que definenla globalidad de la crisis ambiental: la lluvia ácida, el agujero en la capade ozono y el calentamiento global. Estas mutaciones ambientales dieron lugar a conflictospolíticos y económicos entre los actores (gobiernos, empresas, organizacionesciviles y grupos científicos), puesto que su resolución implica reconversionesindustriales y no simples adaptaciones tecnológicas, como suponía lavisión optimista de los años previos.

Así pues, la crisis ambientalapareció en los ochenta como elemento perturbador del orden económicoy político internacional. El cambio climático fue lo que mejor sintetizóla participación de los intereses estratégicos nacionales en tornodel deterioro ambiental global. A ese fenómeno se han dedicado desde entoncesimportantes recursos científicos en Estados Unidos y otros países industrializados;asímismo, se ha creado una división internacional entre las nacionesque desean la rápida intervención económica y Estados Unidos,cuyo gobierno señala que la falta de conocimientos y capacidad predictivano permite emprender acciones económicas profundas, como reducciones a granescala de las emisiones de bióxido de carbono y otros gases de efecto de invernadero,con lo cual la principal afectada sería, entre las naciones industrializadas,la economía estadounidense.10

La conciencia de la globalidadcomo complejidad e interrelación de la crisis ambiental propició lacreación de un escenario con más intereses contrapuestos que acuerdos,aunque se compartiera la percepción de la gravedad del deterioro ambientaltanto por las sociedades nacionales como por toda la humanidad.

La tendencia abierta en la décadapasada, que proponía una trayectoria basada en adaptaciones tecnológicasy la continuidad de la expansión comercial y las inversiones productivas,se enfrentó a una realidad plena de cuestionamientos por parte de diversosactores políticos y sociales. Entre los primeros los de mayor alcance fueronquienes encarnaron en la ecología política, por lo que los ochentatambién fueron los años en que se desarrolló la militancia ecológica,nuevos movimientos sociales que ponían en tela de juicio de manera radicalel cuadro social y económico de la industrialización, identificándolacon el deterioro de la naturaleza. Nacida en Estados Unidos con organizaciones socialescomo Los Amigos de la Tierra a fines de los sesenta, la corriente críticase implantó también en Europa, donde alcanzó manifestacionessignificativas del ecologismo político como los partidos verdes, con un pesosocial y político relevante en Alemania que no perdería durante losnoventa.

La polarización ideológicatambién impregnó los funda-mentos de libre comercio. Debido a que enesa década avanzó notablemente el comercio internacional y las posicioneslibrecambistas ganaron posiciones por medio del GATT, la crítica ecologistase asoció con la crítica del comercio irrestricto.11 Años después, de manera práctica,las posiciones ambientalistas serían factores políticos en la modificaciónde acuerdos internacionales de libre comercio, como en el caso del Tratado de LibreComercio de América del Norte (TLCAN).

En este escenario de contraposiciónde intereses, el papel de la onu y el Banco Mundial radicó en allanar el caminopara un proceso global de modernización tecnológica, construcciónde instituciones e impulso a un campo de negocios alrededor de la crisis ambiental.La onu dio un paso adelante en su política ambiental con la creaciónde la Comisión para el Medio Ambiente y el Desarrollo, también conocidacomo Comisión Brundtland (1984), la cual presentó en 1987 un informeque proponía a la comunidad internacional el desarrollo sustentable,que rebasa la noción de protección del ambiente: el manejo ambientaldebe tomarse en cuenta en la planeación económica y requiere el concursode todos los integrantes de la comunidad relacionados con el desarrollo y el crecimientoeconómico; además, la lucha contra la pobreza y el manejo del ambientetienen, en muchos casos, objetivos comunes. La primera ministra Brundtland definía:"Hay varias dimensiones de la sustentabilidad. Primero, la eliminaciónde la pobreza y el despojo. Segundo, la conservación y el reforzamiento dela base de recursos que puedan por sí solos asegurar que la eliminaciónde la pobreza sea permanente. Tercero, una apertura del concepto de desarrollo demodo que no sólo cubra el crecimiento económico sino tambiénel desarrollo social y cultural. Cuarto y más importante, la unificaciónde la economía y la ecología en la toma de decisiones en todos losniveles".12

En consonancia con este Informe,el Banco Mundial anunció en 1987 que el ambiente y el principio del desarrollosustentable se constituían en campos de financiamiento fundamentales, dandopie a una reorganización interna del propio Banco para tal fin: la instituciónacentuaría su interés en observar los efectos ambientales de los programasy en identificar proyectos especialmente orientados hacia el ambiente; además,reforzaría las políticas tendientes a influir en el comportamientoambiental en gran escala (en especial la contaminación en la regióndel África al Sur del Sáhara, la deforestación en zonas tropicalesy la contaminación del Mediterráneo).13

La manifestación másnotable del afianzamiento de la tendencia modernizadora basada en la crisis ambientalfue el surgimiento de un nuevo campo de acumulación que en un plazo muy breveha alcanzado proporciones mundiales: la industria ambiental, conformada por empresasdedicadas al tratamiento de agua, el manejo de desechos, el control de la calidaddel aire, la restauración de la tierra y los servicios ambientales. Ese sectorgeneró un monto de negocios de 200 000 millones de dólares en 1990(con una expectativa de 300 000 millones para el año 2000) y representó20% de las exportaciones de Europa, 10% de las de Estados Unidos y 6% de las de Japón.14

Las capacidades nacionales en elámbito de la tríada refle- jan la especialización de esa industria.Europa posee ventajas en la industria de tratamiento de agua y Estados Unidos enel manejo de desechos y en los servicios, mientras Japón ha creado una especializaciónen el equipo para la contaminación atmosférica. En esos países,el mercado de equipos y servicios está dominado por un pequeño conjuntode grandes empresas que compiten con base en alta tecnología. Incluso grandesmanufactureras han creado filiales dedicadas al negocio ambiental (Dupont, Dow yHewlett Packard en Estados Unidos; Robert Bosch y Siemens en Alemania; Alsthom ySaint Gobain en Francia, y Mitsubishi y Hitachi en Japón). La industria ambientalha ganado ya la calificación de estratégica porque su desarrollo esimportante tanto por su propia aportación al producto nacional de los paísesindustrializados, como por su relación con la competitividad de otras industriasclave en el comercio, como química, pulpa y papel, refinación de petróleo,electrónica y materiales avanzados.

 

Los añosnoventa: nace el mercado ambiental global

En los años noventa el mercadoambiental ha tendido hacia su regulación, entendida ésta como la construcciónde reglas e instituciones que señalan los límites, los condicionamientosy las tendencias de la acción económica y política alrededorde la crisis ambiental. Estas instituciones son de dos tipos: a] las claramente integradasa la economía política internacional: organismos financieros, gobiernosy organizaciones no gubernamentales; en conjunto constituyen los pilares de un ordenamientointernacional del mercado ambiental; sus decisiones y acciones tienen un carácterglobal e imponen límites a otros actores en el mercado ambiental, y b] lasnormas y valores pertenecientes al ámbito de la reconversión de laempresa: la modernización ambiental que actúa como fuerza formal einformal que indica una trayectoria para la transformación tecnológicay organizacional de la empresa.

 

El nuevo ordeninternacional basado en la crisis ambiental

Como consecuencia del informe Brundtland,se llevó a cabo en Río de Janeiro la Conferencia de las Naciones Unidassobre Medio Ambiente y Desarrollo (1992), la mayor y más ambiciosa de lasreuniones en una nueva comunidad global. Sus compromisos fueron la Convenciónsobre la Biodiversidad, la Convención sobre el Cambio Climático y laAgenda 21, la cual es básicamente un conjunto de recomendaciones que integranel cuidado del ambiente a las fuerzas económicas con los principios siguientes:a] la reducción de la pobreza es la meta central y también el mediopara lograr el desarrollo sustentable; b] las políticas para promover el usoeficiente de los recursos benefician tanto al medio ambiente como a la economía;c] las contradicciones entre crecimiento económico y ambiente necesitan sermedidas y minimizadas; d] se requiere reforzar urgentemente la capacidad institucionalpara formular y llevar a cabo políticas ambientales, y e] se necesitan inversionesadicionales para reducir la pobreza y proteger el ambiente. La Agenda 21, en el capítulo8: "Integración del ambiente y el desarrollo en la toma de decisiones",recomienda a todos los miembros de la ONU "hacer uso efectivo de instrumentoseconómicos y de mercado y otros incentivos".15

La Cumbre de Río no alcanzólas aspiraciones iniciales pues se reprodujo la dicotomía entre el bloquede naciones más desarrolladas y las pobres, obviamente con visiones y necesidadesdistintas, a pesar de los intentos de mostrar que los problemas y las solucioneseran comunes.16Sinembargo, permitió impulsar un nuevo orden mundial centrado en el ejerciciode los organismos supranacionales, encabezados por el Banco Mundial, que actúanen pro de la conformación de un espacio global de negocios ambientales. ElBanco Mundial pasó a ocupar una posición de mayor relevancia, integrandodefinitivamente el desarrollo económico con el ambiental y definiendo unadiversidad de instrumentos que convergen en el objetivo de crear condicionamientosambientales a los gobiernos: "Las preocupaciones ecológicas estánpresentes en todas la formas de actividad del Banco: el diálogo económicogeneral con los gobiernos, los estudios económicos y sectoriales, el financiamientode proyectos, reformas económicas y programas de ayuda".17

En los noventa los paísesy regiones de la tríada han incluido en sus visiones geopolíticas elcomponente ambiental. En 1990 el gobierno de Japón puso en marcha el Consejode Ministros para la Conservación del Medio Ambiente Global, el cual se orientóa participar activamente por medio de la cooperación oficial y tambiénde las empresas en el mercado ambiental global.18 En 1992 se creó la European Network of EnvironmentalResearch Organizations, dedicada a servir de punto de contacto entre los gobiernosy las empresas para cubrir el mayor campo de temas del ambiente industrial. En 1993la Unión Europea aprobó el Quinto Programa de Acción Ambiental,en el que se identifican dos objetivos relevantes: utilizar un mayor númerode instrumentos con enfoque de mercado y reforzar el papel internacional de la UniónEuropea en el campo ambiental.19

En Estados Unidos, entre las diversasiniciativas derivadas del impulso del equipo presidencial Clinton-Gore a iniciosde su mandato (Environmental Technology Export Council, Superfund Innovative TechnologyEvaluation, etcétera), sobresale por su orientación internacional elprograma de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), que en 1994 se planteóconstituirse en el organismo que encabezara el papel ambiental de Estados Unidosen todo el mundo. La epa señala que "esa concepción incluye asociacionescon otros gobiernos y organizaciones internacionales para resolver problemas ambientalesmundiales, regionales y nacionales; con otras entidades federales para promover losamplios objetivos de la política externa de Estados Unidos, así comosu competitividad internacional y su comercio, al igual que el desarrollo económicoy social internacional [...] La EPA apoya programas de asistencia técnicapara crear o fortalecer instituciones de normatividad ambiental en paísesseleccionados, ya que el objetivo es desarrollar la capacidad crítica de otrasnaciones para transformar las leyes y tratados sobre protección ambientalde facto. Con un comercio mundial en expansión, la competitividadde Estados Unidos va a verse reforzada al promover programas ambientales sólidosy vigorosos con sus socios comerciales".20

Las instituciones estatales ambientalesocupan un espacio de defensa de los intereses estratégicos nacionales y sonasí agentes de la globalización. Las preocupaciones ambientales detipo global han dado un nuevo impulso a la tradicional geopolítica que caracterizóa las regiones y naciones más expansivas durante la historia del desarrolloeconómico. Para Lynton K. Caldwell, "la geopolítica, en un marcohistórico especial, históricamente se ha referido sobre todo al controly la explotación del ambiente natural en interés de la políticanacional [...] Se ha centrado en las posiciones geográficas estratégicasde las naciones en relaciones exteriores y asuntos militares. Sin embargo, hoy puedetener un nuevo significado. La respuesta política a las relaciones cambiantesen la litosfera, especialmente los posibles efectos de un calentamiento del planetaprovocado por el efecto de invernadero atmosférico, podría tomar laforma de una política internacional dirigida por fuerzas geofísicas".21 A pesar de esta importante intuicióndel autor sobre la nueva relación entre geografía y política,estaba aún lejos de suponer que el ambiente sería el vector de unanueva lógica de globalización económica y política mediantelas instituciones ambientales, como la EPA estadounidense.

En el nuevo cuadro de las relacionesinternacionales, las organizaciones ambientales no gubernamentales, como Greenpeacecreada a finales de los años setenta, se han consolidado y son parte activade la nueva institucionalidad internacional.22

Así, lo que se perfilabadurante los setenta como una nueva relación entre la geografía y lasfuerzas políticas mediante una nueva conciencia de los límites materialesde la Tierra, cobra cuerpo en esta década con una nueva geopolíticabasada en la racionalidad ambiental.

 

Protagonismode la empresa: la reconversión ambiental

A mediados de los ochenta se gestabanya cambios técnicos en las grandes empresas con el fin de adaptarse a la limitaciónde los recursos naturales así como al nuevo conjunto de normas ambientales.Se desarrollaban importantes cambios en el marco institucional de las empresas paraproteger o restaurar el ambiente: regulaciones, normas, organismos públicosy privados, programas de investigación y capacitación. Y las empresasasimilaban progresivamente lo anterior como uno de sus objetivos prioritarios. Erael inicio de la restructuración técnica que, habiendo comenzado enlos modelos "al final del proceso", continuaba con las innovaciones encada proceso individual de producción, sobre todo en las áreas de controlde la contaminación, eliminación de desechos, procesos para minimizarla contaminación y reducción de los espacios.

Sin embargo, en los añosnoventa esa transformación abarcó una dimensión integral delsistema de la empresa y comenzaron a implantarse cambios de organización orientadosa la calidad ambiental. Se inició una reconversión ambiental concebidacomo integración de procesos tecnológicos y organizativos innovadorespara crear capacidades de anticipación y dar a las empresas una nueva ventajacompetitiva. Han aparecido así nuevos puntos de referencia empresariales:eficiencia, limpieza, flexibilidad y compactación.

Esta reconversión ha avanzadopor las mismas líneas del movimiento de calidad total implantado en EstadosUnidos a finales de los setenta y en Europa a principios de los ochenta con una rápidaconvergencia en la creación de una normatividad internacional encabezada porempresas dominantes en la competencia mundial. Éstas crearon el Business Councilof Sustainable Development (BCSD, Consejo Empresarial de Desarrollo Sustentable),cuya finalidad es crear una estructura internacional de reglas ambientales para lasempresas, intentando capitalizar las ventajas de generar los nuevos estándaresde la competitividad ambiental.23El BCSD fue un importante impulsor de la formalización de normas por mediode la Organización Internacional de Normalización (iso, por sus siglasen inglés): las conocidas normas iso 14000.24

Durante los años noventavarios países desarrollaron sistemas nacionales de manejo ambiental y ecoetiquetado.La norma pionera de este amplio movimiento es la BS 7750, formulada en 1992 por elReino Unido; la corriente de estas prácticas ambientales incluyó apaíses en desarrollo como Brasil, la India y Corea. Ante la proliferaciónde estándares para la actividad económica y en una fase de intensacompetencia comercial, se tornaba necesario crear reglas de reconocimiento mutuode esas normas nacionales, tanto de la gestión ambiental como del etiquetadoambiental, para crear un patrón internacional que evaluara el esfuerzo enmateria ambiental por parte de las empresas y regular el desarrollo comercial asociadoa criterios ambientales (la familia de normas iso 14000 apareció como consecuenciade dos acontecimientos detonantes en el "espacio institucional" de la globalización:la Ronda de Uruguay de las negociaciones del GATT que comenzaron en 1986 y la Conferenciasobre el Medio Ambiente de Río de Janeiro en 1992).

Estas normas se nutren de la experienciade la ISO 9000, por lo que se basan en el concepto de administración de lacalidad: están enfocadas a los requerimientos del cliente, el control delproceso y la mejora continua. Sin embargo, aumentan su campo de interés: los"requerimientos del cliente" comprenden también las normas y leyesambientales, y la mejora continua incluye tanto las expectativas del cliente comolas metas autogeneradas por la organización. Esta regulación pretendecubrir los siguientes mecanismos: instrumentación de sistemas de manejo ambiental,auditorías ambientales, evaluaciones del desempeño am-biental, evaluacióndel ciclo de vida del producto y ecoetiquetado del producto.

Las normas pretenden ser de aplicabilidadglobal, sin diferencias por tamaños de las empresas o aspectos regionales.Así, se puede hablar de que la ISO 14000 materializa la tendencia hacia unnuevo consenso económico mundial que pretende regular las nuevas fuerzas decompetencia basadas en el mercado ambiental y que, en teoría, resolveríade manera positiva el aparente dilema de empleo o ambiente que subyace desde lossetenta en las relaciones internacionales. De este modo, la aparición delconjunto de normas ISO 14000 constituye la iniciativa más globalizadora delmercado ambiental y tiende a convertirse en el patrón de referencia del desarrollocompetitivo de las empresas en el siglo venidero.

Las previsiones sobre la expansiónde los criterios ambientales de estas normas indican que éstos tendránun mayor efecto en el comercio entre corporaciones y que las compañíasde seguros y los bancos pueden usar esta certificación como criterio paralas primas de seguro y las condiciones de crédito. En general la certificaciónpuede ser de importancia en los sectores industriales en que los riesgos ambientalessean altos y exista simultáneamente una legislación ambiental rígida,como son la química y petroquímica, minería, silvicultura, acereray electrónica. Aunque se trata de normas de aplicación voluntaria,naturalmente, las empresas con sistemas ISO 9000 nacen con ventajas para la aplicaciónde las nuevas normas y la tendencia sugiere que ambas normas se integraránen los próximos años.

La fuerza de la reconversiónambiental unida al paradig- ma de la competitividad brinda argumentos para consolidarel liderazgo de las grandes empresas internacionalizadas en el mercado ambientalglobal.25 Es interesante constatar que a partir dela integración de la sustentabilidad a la competitividad se reconstruye eldiscurso de la empresa: la tecnología y el mercado como los factores de unanueva etapa del ciclo económico de la sociedad humana bajo el signo de laspresiones ambientales. El argumento es sencillo: en última instancia, es ala empresa global a la que, más que a ninguna otra forma de organizaciónsocial, le interesa la preservación del desarrollo económico sustentable.26

  

Los paísesen desarrollo en el mercado ambiental. ¿El paradigma de Kioto?

La globalización del mercadoambiental abre una nueva etapa en la relación de los países en desarrollocon la tríada y plan-tea retos institucionales a su desarrollo interno. Comose ha visto, el surgimiento de la idea-fuerza de sustentabilidad no implica simplementeabrir nuevas áreas de "oportunidad" de negocios con una visiónmercantilista siempre presente y persuasiva del tema ambiental, sino que en sincroníay de manera global pone en movimiento a los actores del tejido económico,social y político, generando instituciones, presiones y valores innovadores.El mercado ambiental es la expresión de la acción colectiva frentea la crisis ambiental. La idea de sociedad global llega a tener visos de realidaden el terreno de esta crisis. ¿Qué costos y qué beneficios entrañapara las sociedades, los estados y las instituciones de los países en desarrolloformar parte de esa sociedad global así estructurada?

En el clima de liberalizacióngeneralizada, desde mediados de los ochenta las tasas de crecimiento de la inversiónextranjera directa (IED) son las variables más dinámicas de la economíamundial.27 En el ámbito particular de la manufactura,la entrada de varios países en desarrollo a una nueva fase de industrializacióncon la producción de sustancias químicas, productos electrónicosy farmacéuticos, que entrañan altos riesgos ambientales, se relacionadirectamente con la rápida relocalización hacia países en desarrollode estas industrias.28En el campo de la inversión en infraestructura, esta liberalizacióneconómica ha dado por resultado la entrada de empresas transnacionales dedicadasal mercado ambiental, notoriamente en la gestión energética, del agua,los desechos municipales, residuos peligrosos, etcétera.

En particular, la energíay el agua representan las claves de la viabilidad de naciones enteras para el siglovenidero y hacia allá se dirigirán los esfuerzos estratégicosde las empresas y del financiamiento internacional. También es previsibleuna activa promoción política de los gobiernos de los paísesindustrializados en búsqueda de campos propicios para sus inversiones. Lascifras de la inversión calculada para los desarrollos de estas infraestructurasapuntan ya a lo que serán, con toda seguridad, los grandes mercados mundialesdel futuro próximo: para el agua se requieren 600 000 millones de dólaresen la década próxima y se calculan en 10 000 millones de dólareslas necesidades asiáticas de diversas infraestructuras en los próximos30 años.29Estas sumas dejan muy atrás los fondos con que opera la ayuda oficial y ponenen su justa dimensión las futuras movilizaciones de capital y su relacióncon el ambiente.

El caso del cambio climáticoes paradigmático ya que contiene los elementos económicos y políticosque articularán, en los años siguientes, un poderoso mercado con actoresnacionales y regionales, gobiernos, instituciones supranacionales y un circuito denegocios global, con especial relevancia para la relación entre paísesindustrializados y en desarrollo. El cambio climático surgió en losaños noventa como la crisis ambiental de mayor relevancia para la comunidadinternacional: durante la Cumbre de Río en 1992 la Convención sobreCambio Climático había establecido la meta de alcanzar en el 2000 losmismos niveles de emisiones de 1990. Sin embargo, ese objetivo quedaba fuera de realidadfrente a las divergen- cias de los intereses económicos nacionales, sobretodo entre los de países de mayor poderío, y así se confirmódurante la Cum-bre de Kioto en 1997: los países de la Unión Europeahabían presentado una propuesta de reducir para 2010 15% de sus emisionestotales respecto a 1990 si los demás países se comprometíana algo similar. Sin embargo, el protocolo final estableció que para el período2008-2012 la Unión Europea reducirá sus emisiones 8% respecto a 1990,Estados Unidos 7% y Japón 6%. Asimismo, China y la India los espacios aún"olvidados" de la globalización rechazaron las intenciones de disminuirsus emisiones para no poner en riesgo su proceso de industrialización.

Durante la cumbre de Buenos Aires(1998) se estableció el plan de acción correspondiente a ese protocoloy Estados Unidos, que había dejado en suspenso su firma, se convirtióen el sexagésimo país en comprometerse oficialmente con aquél.Así, la verdadera fuerza derivada de Kioto ha sido el consenso sobre la aplicaciónde un sistema de comercio que guíe la negociación y el conflicto alrededordel proceso de abatimiento de los niveles de emisiones. El factor articulador deeste mercado será el circuito de compraventa de "derechos de emisión"entre países, tal como lo propuso Estados Unidos: las naciones que cuentencon cierto margen permisible de emisiones y no cubran la cuota podrán vendera otras la porción no ejercida de sus permisos. Además, podrántambién cumplir parte de sus compromisos financiando proyectos de eficienciaenergética o fijación forestal de CO2 en otras naciones. La reforestaciónque cualquier país industrializado haya realizado a partir de 1990 contabilizarápara restar al CO2 emitido por la industria o el transporte, lo cual darácomo resultado una emisión neta, que es la que se contabiliza parael citado protocolo.

Al lado de este circuito comercialse establece un mecanismo para el desarrollo limpio que arbitra los interesesde los actores y genera las normas que guían los flujos económicosy contabilizan los resultados ambientales. Se concibe ese mecanismo como un sistemainternacional que cuenta con una autoridad que informa, contabiliza las emisionesy acredita las acciones realizadas en este mercado. Se genera un conjunto de empresasque certifican las acciones de mejoramiento ambiental y, finalmente, los sectoresempresariales llevan a cabo las acciones específicas (reconversióntecnológica, inversiones). El papel de los gobiernos consiste básicamenteen negociar los montos o metas de disminución de gases de invernadero. Elconcepto central de mercadeo es el certificado de fijación o mitigaciónde emisión de carbono.30

Aunque restan por definirse losparámetros de tal institución y su arquitectura final, el impulso deesta nueva organización internacional parece definitivo, lo cual darácomo resultado un nuevo respaldo al mercado ambiental global. El flujo de inversionesy negocios que se pueden materializar rebasa los modelos tradicionales de cooperacióny hace surgir los principios de competencia entre países y regiones, estavez con el argumento del ambiente, colocándose así al lado de los objetivosde empleo, tecnología y comercio que caracterizan a la política deinversión extranjera tradicional. El nuevo discurso de las organizacionesde grandes empresas en América Latina es un claro ejemplo de la fuerza delnuevo paradigma: "América Latina presenta importantes ventajas comparativasen la materia debido a su elevada intensidad energética que deja un ampliomargen para incrementar la eficiencia mediante inversiones de una consi-derable relacióncosto/eficacia. Por otra parte, un volumen considerable de las emisiones latinoamericanasproviene de la agricultura de subsistencia que tiene un costo de oportunidad demasiadopequeño y grandes externalidades sociales y ambientales. Existen tambiénen casi toda la región condiciones que permiten tasas de crecimiento vegetaly de captura de carbono relativamente altas a través de la reforestacióny las plantaciones forestales, debido al clima y a ciertos suelos, en áreaspoco aptas para actividades agrícolas". En ese marco, el mecanismopara el desarrollo limpio podría ofrecer financiamiento, transferenciatecnológica, cooperación técnica y capacitación paraproyectos de una elevada rentabilidad, tanto privada como social y ambiental. AméricaLatina debe asumir iniciativas para emprender ese mecanismo de manera rápida,tomando la delantera a otras regiones con ventajas similares y además ganandoel liderazgo mundial bajo la bandera de colaboración regional".31

Si Kioto será efectivamenteun paradigma de interdepen-dencia entre sustentabilidad e inversiones extranjeras,hay motivos para suponer que el poder de la internacionalización de las inversionespondrá a prueba las capacidades endógenas de los países en desarrollopara construir sus instituciones y sus mercados ambientales acorde a los interesescolectivos nacionales.

Esta tensión entre las presionesde los negocios ambientales y las necesidades de un mundo diverso en capacidadesinstitucionales es el punto crítico de la idea de sustentabilidad.32

 

Conclusiones

El mercado ambiental es una construcciónsocial con agen-tes tanto económicos como políticos y es un procesocaracterístico de la etapa de globalización. Se entrecruzan en estemercado las fuerzas uniformadoras de la globalización y las de los interesesnacionales. Con una lectura simplificadora, el foco de esta nueva tendencia que esel mercado ambiental podría ser la relación economía-ambientedesde una perspectiva de creación de un nuevo campo de negocios. Sin embargo,es un mundo de muchas caras: el de las políticas públicas y el deldiscurso empresarial frecuentemente contrapuestos; el de una nueva institucionalidadinternacional que ya ha definido un novedoso conjunto de fuerzas que es el de ladiplomacia ambiental; son también las nuevas técnicas y saberes quese aplican al entorno natural y a la relación entre éste y la producción.Es el espacio de la presión de la sociedad civil y también de la formaciónde un nuevo partidismo político que no concibe el progreso social sin unanueva ética respecto a la naturaleza. Es también el espacio de la transformaciónde la empresa que redefine la noción de competitividad mediante la generaciónde nuevas técnicas y valores.

La característica esencialdel mercado ambiental como vector de la globalización es su fuerza para integrara las diferentes sociedades nacionales a un mismo proceso, guiado o regulado porlos mismos valores y con la participación de actores globales. Ello no conducea un mundo uniforme en su estructura económica y social, pero sí incorporaa las sociedades como requisito de su modernización y su pertenencia a laglobalidad a un nuevo paradigma: el de la sustentabilidad. La constataciónde esta tendencia no anula la oportunidad de comprender las modalidades económicas,las diferencias institucionales, las dimensiones regionales, en suma, la diversidadque existe en el nuevo modelo global de la reconversión o modernizaciónambientales.

La reconversión ambientalcon las tendencias que ejemplifica el modelo de Kioto se convertiráen otra de las brechas estructurales que definirán la existencia de un mundodesarrollado y un conjunto de países en desarrollo, a menos que éstosconstruyan sus propias instituciones que los representen en el mercado ambientalglobal. Esta representatividad quiere decir interdependencia pero tambiénnegociación de los actores nacionales frente a los internacionales para aprovecharnacionalmente la globalización de intereses. El ambiente representa ya unnuevo paso en la organización de la economía mundial por parte de grandesempresas y obliga a los países en desarrollo a definir si sus mercados seránabsorbidos del modo tradicional del siglo XX o bien si endógenamente se construiránmecanismos de interacción innovadores con la economía mundial en elsiglo XXI.

 

Notas al pie

1. Robert Boyery Daniel Drache (eds.), States Against Markets.The Limits of Globalization,Routledge, Nueva York, 1996.Regresara nota 1

2. Richard Swedberg,Une histoire de la sociologie économique, Desclée de Brower,París, 1994, p. 194.Regresara nota 2

3. Beat Bürgenmeier,La socio-économie, Economica, París,1994.Regresar a nota 3

4. Citado por RichardSwedberg, "Market as Social Structures", en Neil J.Smelser y Richard Swedberg(eds.), The Handbook of Economic Sociology, Princeton University Press, 1994,p. 255.Regresara nota 4

5. Por supuesto,la conciencia ambiental y la acción social en la materia se remontan másatrás de la década de los setenta; sin embargo, la creaciónde una base de conocimientos y un modo colectivo de entender la crisis ambientaly su solución datan de los setenta.Regresar a nota 5

6. Lynton K. Caldwell,Environment as a Focus for Public Policy, Texas A&M University Press,1995, pp. 299-300Regresara nota 6

7. Sin duda laexpresión más poderosa de este punto de vista se presentó enla obra Los límites del crecimiento, publicada en 1972. David Perce,Anil Markandya y Edward Barbier, Blueprint for a Green Economy, EarthscanPublications, Londres, 1989, p. 19.Regresar a nota 7

8. VíctorUrquidi, Instrumentos económicos para la política ambiental: estructuraindustrial y comportamiento empresarial en los países en vías de desarrollo,con referencia a México, versión preliminar, ponencia para el SeminarioInternacional sobre Instrumentos Económicos para un Comportamiento EmpresarialFavorable al Ambiente, El Colegio de México, 16-17 de octubre de 1995, p.2.Regresara nota 8

9. Atsuhiko Kimura,Japan's Experience in Environmental Protection, Environment Agency, Japón,1992.Regresara nota 9

10. Allan Bromley,"The Making of a Greenhouse Policy", Issues in Science and Technology,otoño de 1990, pp. 55-61.Regresar a nota 10

11. Esta polémicaen el campo de la economía se reveló tan importante desde el puntode vista de la ecología que la revista Scientific American la reseñócon dos artículos de afamados economistas: Jag
dish Bhagwati ("En defensa del libre comercio") y Herman Daly ("Lospeligros del libre comercio") , Investigación y Ciencia, enerode 1994, pp. 12-17.
Regresara nota 11

12. David Pierce,Anil Markandya y Edward B. Barbier, op. cit., pp. 174-175.Regresar a nota 12

13. J.C. Post, "Environment and Development: Implementing the World Bank´New Policies",Landscape and Urban Planning, núm. 20, 1991.Regresar a nota 13

14. OCDE, TheOECD Environment Industry : Situation, Prospects and Government Policies, París,1992.Regresara nota 14

15. Destacan lasmodalidades siguientes. "8.32 (a): Establecer combinaciones efectivas de enfoqueseconómicos, regulatorios y voluntarios. 8.32 (c): Reformar o rediseñarestructuras de incentivos económicos y fiscales para hacer frente a objetivosambientales y de desarrollo. 8.34: Hacer un esfuerzo particular para desarrollaraplicaciones del uso de los instrumentos económicos y los mecanismos de mercadoorientados a las necesidades específicas de países en vías dedesarrollo" , ONU, Agenda 21.Regresar a nota 15

16. "La Cumbrede Río casi no tuvo logros en asuntos clave como el consumo de recursos enlos países industriales, incluido el uso de energía, y temas de población.En la actualidad hay poco impulso internacional sobre esos puntos, así comouna tendencia universal de los gobiernos a volver a confiar en que todo siga igual."Crispin Tickell, "The World After the Summit Meeting at Rio", The WashingtonQuarterly, primavera de 1993, p. 80.Regresar a nota 16

17. Olivier Lafourcade,"La stratégie de la banque mondiale vue de l'interieur", en L'etatde l'environnement dans le monde, La Découverte, París, 1993, p.135.Regresara nota 17

18. Atsuhiko Kimura,op. cit.Regresara nota 18

19. The FifthEnvironmental Action Programme <http://europa. eu.int/en/common/dg11/actionpr.htm>.Un análisis de la política ambiental que quiere aplicar la UniónEuropea se encuentra en Álvaro Rodríguez y Alejandro Caparrós,"Las repercusiones exteriores de la política europea del medio ambiente",en Sara González (dir.), Relaciones exteriores de la Unión Europea,documento de trabajo núm. 9801, Universidad Complutense de Madrid, pp. 19-37.Regresara nota 19

20. epa's FiveYear Strategic Plan <http://www.epa.gov./docs./strategic_plan>.Regresara nota 20

21. Lynton K.Caldwell, Ecología. Ciencia y política ambiental, McGraw Hill, Madrid,1992, p. 45.Regresara nota 21

22. Estas organizacionesson vistas como agentes que funcio-nalizan las relaciones internacionales, ya que"promueven el interés gubernamental en el aspecto ambiental, disminuyenlos costos de transacción por instrumentar los acuerdos a través delestablecimiento de canales permanentes de comunicación, mejoran la capacidadde toma de decisión por medio de una información abundante y precisa, crean costos de verificación y elevan así los costos de defección,incrementan capacidades adminsitrativo-técnicas en las burocracias nacionalesy, finalmente, aumentan las regulaciones formales e informales , con lo cual reducenincertidumbres ". Rafael Fernández de Castro, "Perspectivas teóricasen los estudios de la relación México-Estados Unidos: el caso de lacooperación intergubernamental", en La política exterior deMéxico, El Colegio de México-Instituto Matías Romero deEstudios Diplomáticos, México, 1997, p. 60.Regresar a nota 22

23. Craig N. Murphy,International Organization and Industrial Change, Oxford University Press,Nueva York, 1994, p. 271.Regresara nota 23

24. La OrganizaciónInternacional de Normalización (International Organization for Standarization,iso) es no gubernamental y actualmente tiene 120 países representados. Sefundó en 1947 con el objeto de homogeneizar criterios de producciónde bienes altamente comerciables. Ha desarrollado, a la fecha, alrededor de 10 200normas en diferentes industrias. El reconocimiento mundial que poseen sus normasse debe fundamentalmente al procedimiento de su elaboración en el que imperael principio del consenso.Regresara nota 24

25. "Lascorporaciones son las únicas organizaciones con los recursos, la tecnología,el alcance global y, en última instancia, la motivación para lograrla sustentabilidad". Stuart L. Hart, "Beyond Greening: Strategies for aSustainable World", Harvard Business Review, enero-febrero de 1997, p.67.Regresara nota 25

26. Ibid.,p. 67.Regresara nota 26

27. "Losflujos de inversiones extranjeras directas pasaron de 55000 millones de dólaresen 1980 a 347 000 millones en 1996, lo que arroja que, en términos constantes,el crecimiento de 1985-1995 haya sido de cerca de 200%. Durante los ochenta, esosflujos aumentaron 30% anual, en tanto que el producto mundial lo hacía en8% y el comercio mundial en cerca de 10%". Jean Louis Mucchielli, Multinationaleset mondialisation, Éditions du Seuil, París, 1998, p. 52. Por otraparte, "la característica principal de la IED en los países endesarrollo y las economías en transición es la alta concentraciónen un pequeño número de ellos; en 1995, casi 80% fue recibida por sólo12 países y China tenía más de 40% del total. De esos doce,nueve eran economías de ingresos intermedios, entre ellos Indonesia, Malasiay Tailandia en Asia; Argentina, Brasil, Chile y México en América Latina,y Hungría y Polonia, dos economías en transición, en Europacentral". ONUDI, Desarrollo industrial. Informe mundial 1997, Fondo deCultura Económica, México, 1998, p. 68.Regresar a nota 27

28. "La actualoleada de inversiones internacionales que tienen como destino la manufactura llevaconsigo peligros ambientales. Industrias peligrosas, como la fabricación debaterías, las empresas químicas y las instalaciones de montaje de chipsinformáticos cargados de toxinas, se concentran gradualmente en paísesmal equipados para hacer frente a la contaminación. Un estudio reciente dela Coalición sobre Tóxicos del Valle del Silicio sobre 22 empresasde alta tecnología radicadas en países industrializados, revela quemás de la mitad de sus actividades colectivas de manufactura y montaje procesosintensivos en cuanto al uso de ácidos, disolventes y gases tóxicosya radican en países en desarrollo". Worldwatch Institute, La situacióndel mundo en 1998, Barcelona, 1998, Icaria Editorial, p. 292.Regresar a nota 28

29. Ibid., pp.296 y 299.Regresara nota 29

30. Se calculaque el costo de eliminar la emisión de una tonelada de carbono oscila entre10 y 100 dólares y que por debajo de 30 dólares es más rentablepara los países desarrollados trasladar el esfuerzo a los países endesarrollo. Se calcula que en los próximos años, cerca de 100 millonesde toneladas anuales se negociarán de esta manera, con un monto total de 1000 a 3 000 millones de dólares, de los cuales América Latina puedeparticipar con la tercera parte. Centro de Estudios para el Desarrollo Sustentabley CEDSAL Cambio climático global. El reto del sector privado en AméricaLatina, México, 1998.Regresar a nota 30

31. Ibid.,pp. 28, 29.Regresara nota 31

32. Por ejemplo,la ONUDI acepta la idea que "el desarrollo industrial y la sustentabilidad delambiente pueden a menudo ser complementarios y que es posible lograr una situaciónde ganancia absoluta si se cuenta con tecnología, instituciones, marcos depolíticas y estructura de incentivos apropiados, pero este paradigma puedeno ser adaptable al caso de economías en desarrollo y de transiciónen la medida en que la globalización en curso implique reformas de mercado(liberalización) que desatiendan las cuestiones ambientales, restriccionesde orden ecológico que frenen el comercio internacional y traslado de industrias'sucias' a países de menor desarrollo". ONUDI op. cit., p. 95.Regresara nota 32



Su Opinión
Busqueda Personalizada
Busqueda Interna
Números Anteriores
  •     2011 - 2014
  •     2001 - 2010
  •     1991 - 2000
  •     1981 - 1990
  •     1971 - 1980
  •     1961 - 1970
  •     1951 - 1960